Diseño y desarrollo web: fases y etapas principales

Contar con una página web, es indispensable hoy en día para garantizar la presencia digital de tu marca. Además, supone un pilar fundamental dentro de cualquier estrategia de marketing online, ya que se convierte en el eje central de muchas acciones.

Pero el proceso de elaborar una web requiere de tiempo y de una marcada organización, para lograr con éxito el resultado esperado. Si no sabes muy bien por dónde debes comenzar, en este contenido te contamos cuáles son las fases y etapas principales del diseño y desarrollo web. Trataremos de conocer en detalle cada uno de los estadios de este proceso de creación de una página web, ayudándote a seguir un orden lógico y conociendo qué debes esperar de cada uno de estos apartados, ya que cada fase, deberá concluir con la materialización de una acción que te permita seguir avanzando en los siguientes escalones de este proceso.

Principales etapas en el diseño y desarrollo web

  1. Briefing

En este primer apartado, debemos tratar de definir qué utilidad estratégica se persigue con la web y de qué manera, debe contribuir a los objetivos de negocio. De esta forma, tendremos claras las funcionales que deberemos incluir en nuestra web de cara a que el usuario pueda realizar acciones que nos interesen.

Asimismo, este briefing debe incluir otros apartados como el perfil del público objetivo de la marca, los valores de la empresa, filosofía y finalidad. En muchos casos, también podemos añadir un análisis inicial de la competencia que nos ayude a conocer cuáles son sus puntos fuertes y cuáles son sus debilidades; además de contribuir a valorar el potencial de nuestra marca en el sector.

Se trata, en resumen, de una fase de investigación dónde realizaremos un análisis de distintos apartados que concluirá con un briefing claro y detallado, con el punto de partida en nuestro proceso de diseño y desarrollo web.

 

  1. Planificación

Una vez que contemos con nuestro briefing y tengamos claros aspectos sobre qué tipo de web vamos a desarrollar, qué objetivos perseguirá, a quién irá dirigida, etc; debemos pararnos a organizar los diferentes recursos que tenemos a nuestra disposición, las personas que van a intervenir en las diferentes etapas y los plazos fijados para la consecución.

Se inicia, por tanto, un proceso de planificación en el que, además, tendremos que avanzar en otros aspectos como:

  • Selección del dominio y su registro.
  • Definición del mapa web.
  • Mensajes principales a transmitir.
  • Elección de hosting.
  • Selección de CMS a emplear.

 

  1. Creación de contenido

El siguiente paso en el proceso de diseño y desarrollo web es comenzar a elaborar su contenido, en base al mapa web definido en el anterior apartado. Aquí deberemos realizar una gran labor de investigación, análisis y elaboración de contenidos altamente originales y de calidad.

De cara a la realización del copy de las diferentes secciones de nuestra web, debemos tener claro si buscaremos trabajar en un futuro, el posicionamiento orgánico de nuestra marca o realizaremos acciones de marketing digital que tengan como destino último, el aterrizaje en nuestra web.

Esto es clave porque el contenido podría variar, en base a esto último que hemos comentado. No será lo mismo realizar una web corporativa que simplemente busca trasladar la visión de una marca al mundo online, que plantear un contenido que deba cumplir con los criterios de posicionamiento SEO. Para esto último, deberás realizar algunas acciones como:

  • Keyword Research o estudio de palabras claves
  • Análisis de tendencias
  • Estudio de competencia
  • Auditoría de la actual presencia digital de la marca. Que no dispongas de una web, no quiere decir que no tengas una cierta presencia en Internet. Por ejemplo, a través de foros, comentarios de usuarios, comparadores, etc.

Esta etapa finalizará con un documento concreto elaborado al detalle, con los diferentes contenidos por sección, que deberá incluir tu web.

 

  1. Diseño de la web

Condicionada por las fases anteriores, esta etapa se caracteriza por centrarse en el establecimiento del estilo visual e imagen que queremos transmitir en nuestra web. Los elementos de diseño que nos ayudan a crear una identidad visual son los colores, el logotipo y los contenidos gráficos y multimedia; entre otros muchos. Se trata de una etapa muy importante dentro del proceso de diseño y desarrollo web, ya que marcará un antes y un después de los contenidos que tenemos realizados y logrará que sea más visual y atractiva para los usuarios.

En este apartado, debemos seleccionar cuidadosamente las imágenes que conformarán nuestra web, la gama cromática, el estilo, posibles iconos o vectores, vídeos, etc.

En definitiva, se creará un diseño de cada una de las secciones de la web, que debe ser atractivo, visual y que conecte con el usuario desde el primer momento. Buscamos impactar a la audiencia, a través de nuestra web. Para ello, debemos ser originales, diferentes y buscar un punto diferencial. Solo así, lograrás destacar sobre tus competidores y aportar un valor único al usuario, que conectará mejor con tu marca.

De esta fase llevada a cabo por especialistas en diseño web (creativos, diseñadores gráficos, expertos en usabilidad…) debemos esperar un completo pdf, que nos incluya el nuevo diseño de lo que será tu próxima web.

 

  1. Desarrollo de la web

En este paso los desarrolladores maquetarán el contenido y programarán la web, siguiendo el diseño marcado. Se tendrá en cuenta tanto el CMS, como el lenguaje de programación y el sistema de gestión de las bases de datos que vamos a emplear. Además del servidor en el que será incluida y las peculiaridades de este.

Durante el desarrollo de la web, se implementarán las distintas funcionalidades para que la web pueda cumplir con los criterios marcados en las anteriores fases. Por otro lado, se realizarán acciones securización y se integrará el contenido mencionado en la etapa anterior.

Asimismo, se tendrá en cuenta la versión mobile. Un aspecto fundamental hoy en día para los usuarios, ya que la mayor parte del tráfico actual procede de dispositivos móviles. Debemos pensar entonces que, tendremos una versión de nuestra web para PC y otra mobile.

 

  1. Lanzamiento

Una vez cumplida la hoja de ruta anterior, procederemos al lanzamiento de la web. Cuando la pongamos en marcha, debemos verificar que todo funciona adecuadamente y realizar diferentes tests sobre la misma. Probar formularios, testear la velocidad de carga de la web, comprobar que todos los botones dirigen adecuadamente, asegurarnos de su indexación en Google, verificar el dominio en las diferentes herramientas, etc.

Asimismo, será necesario incluir aquellos códigos necesarios de seguimiento y medición, que nos permitan obtener las métricas deseadas y analizar resultados, con el objetivo de poder corregir y optimizar aquellos aspectos más relevantes para nuestro negocio.

 

  1. Acciones de mantenimiento

El proceso no finaliza con el lanzamiento de la web, como hemos podido observar. Ahora debemos mantener actualizada la web, añadiendo nuevas funcionalidades y mejoras. Además, debemos tener un plan de actualización periódica de plugins, gestor de contenidos, filtros antispam, seguridad, copias, etc.

Asimismo, esto concluirá con un informe de seguimiento con una determinada periodicidad, que nos ayude a conocer qué acciones se implementan de forma recurrente, en pro de la mejora de la web.

 

  1. Marketing digital

Una vez que contamos con la web deseada y que tenemos claro que cumple con todos los apartados definidos en las diferentes etapas del proceso de diseño y desarrollo web, es hora de comenzar a aplicar tu estrategia de marketing online que, como te indicamos al inicio de este post, debe otorgar a tu web un papel relevante dentro de la misma. Bien sea para realizar acciones de posicionamiento SEO, campañas de PPC (pago por clic) o inclusión de mecanismos para incitar a la conversión entre otros, podrás usarla como uno de los activos fundamentales dentro de la misma.

Artículos de interés