El embudo de conversión: optimiza tus acciones de Marketing

 en la sección E-commerce

La compra online es cada vez más frecuente y está normalizada en nuestro entorno, y la consecuencia es que en 2017 los comercios online crecen cada vez más. Sin embargo, pocas empresas adaptan sus acciones de comunicación y marketing adecuadamente para captar al público que navega en la red hasta su web y convertirlos en sus consumidores.

De este proceso trata la teoría del ‘Embudo de Conversión’ o Funnel, que describe 4 fases por las que una persona pasa hasta llegar a comprar un producto online de la manera más óptima, y que contiene la premisa de que “todos somos susceptibles de comprar online” pero conforme se avanza en los pasos de este proceso también se descartan públicos hasta llegar a un reducido grupo de consumidores finales.

Fases del embudo o Funnel de Ventas

          El primer paso, es que los posibles consumidores entren en la red, mediante cualquier dispositivo electrónico que les permita el acceso a internet (PC, Smartphone, Tablet…). Aquí lo más importante es hacernos visibles, por lo que lo recomendable sería optar por una gestión de banners con movimiento y un mensaje simple, con poco contenido pero que llame la atención para conseguir que se le cliquee.

          En el segundo paso ya ubicamos al consumidor dentro de la página web, ya haya sido gracias a los banners o por haber respondido a sus opciones de búsqueda. Ahora tenemos que orientar al público a través de las distintas opciones de la web con una mecánica que fluya y una mayor información, un más detallada sobre los productos que se ofertan.

          El tercer paso se comprende cuando el cliente ha insertado en el carrito o cesta de compra un producto de la web. Todavía se está pensando si efectuar la compra o no, muchas veces por falta de información o por dificultades de pedido del envío, la mayoría de los consumidores no terminan la compra que han seleccionado. Es por esto que debemos ofrecer una información amplia y específica sobre cada producto para satisfacer las dudas del consumidor, además de no obstaculizarle el proceso de pedido con un sencillo sistema de inscripción.

          Por último, el consumidor realiza el pedido de nuestro producto, pero no termina de comprar hasta paga por el producto. Por ello se debe disponer de múltiples métodos de pago seguro, como es PayPal.

De este modo, captamos a una mayoría de usuarios online que pasan por una información general a otra más específica y adaptada a ellos como individuos. Gracias al crecimiento del mercado online, las acciones de marketing para web también están evolucionando a buen ritmo, pero todavía debemos mejorar mucho en España.

Recommended Posts

Escribe aquí tu opinión