Mobile Commerce: De tendencia a práctica habitual

El ‘Mobile-Commerce’ ha llegado para quedarse. La tendencia de los usuarios de smartphones de hacer desde el terminal móvil, en sólo unos minutos y a través de unos sencillos pasos, cualquier transacción de compra, no es ya una tendencia sino una práctica cada más habitual en España.

Concretamente, el ‘Mobile-Commerce’ facturó en 2012 en España un total de 2.500 millones de euros, lo que representa el 11% de lo que se factura en comercio electrónico, según el estudio realizado por Online Business School. Sin duda alguna, el comercio electrónico y ahora el ‘M-Commerce’ están en auge, pues ya un 6% de los españoles con ‘smartphone’ reconocen que compran desde su móvil. Esto ha propiciado que la participación actual sea del 15%, y se prevea que en 2017 el porcentaje se eleve al 25%. ¡Ahí es nada!

 

El peso del Mobile-Commerce

Es evidente que la tendencia de compra vía ‘smartphone’ está cobrando peso, lo cual es una buena noticia para el sector de telefonía móvil, para los nuevos emprendedores y también debe serlo para el comercio tradicional que, si quiere seguir en la cresta de la ola, deberá implantar en sus negocios las nuevas y mejores funcionalidades que permitan al usuario comprar, vender o consultar cualquier producto desde su teléfono móvil.

Según el informe de OBS, la frecuencia de compra a través del móvil entre los españoles va en aumento, y ya hay un 6,5% de la audiencia móvil española (unos 2,3 millones de individuos) que realiza compras una vez por semana o más. Este tipo de tendencias son importantes tenerlas en cuenta, si queremos mantenernos en el complejo mercado actual, en el que triunfan y sobreviven los más fuertes.

Aunque España aún está lejos del comportamiento de otros países como Estados Unidos (30%), Reino Unido (26%) y Corea del Sur (43%) en materia de comercio móvil, es ahora cuando los empresarios deben saber captar las oportunidades de negocio y hacer de ello un filón viable y duradero a largo plazo. En los negocios como en la vida, es necesario reinventarse cada día para no quedarse obsoleto.

Además, a este fenómeno hay que sumarle el ‘showrooming’, que ya es utilizado por el 70% de la población que consiste en consultar productos en una tienda física para luego adquirirlos por Internet a un mejor precio. Aunque a priori pueda parecerlo, el ‘showrooming’ no debe amedrentar al comercio tradicional, que puede utilizar esta práctica como un oportunidad de ventas, con precios más competitivos u ofertas exclusivas.

Muchas sectores empresariales y diferentes intervinientes pueden verse beneficiados de este tipo de tendencias que, dentro de unos pocos años, serán práctica habitual en nuestra vida diaria. ¿Quieres ser uno de ellos?

 

Últimas noticias