¿Dropshipping? Sí … pero con valor diferencial

 en la sección E-commerce

Ya lo llamemos Dropshipping, Drop shipment o Drop shipping, nos estaremos refieriendo a lo mismo: al nuevo tipo de venta que, poco a poco, está sucumbiendo a proveedores y distribuidores españoles a practicar otras formas de distribuir sus productos, y a emprendedores que desean desarrollar un negocio virtual basado en e-commerce sin necesidad de tienda física ni stock ni una gran inversión inicial.

Aunque hay varias definiciones para explicar este modelo empresarial en auge, no es difícil rodear el concepto y comprender la idea. En pocas palabras, se trata de una nueva forma de negocio donde el vendedor, en la mayoría de los casos un minorista, no almacena los productos en una tienda física sino que pasa el pedido del cliente (que previamente ha realizado por Internet) y los detalles del envío directamente a un distribuidor, mayorista o fabricante, que se encargará de entregar las mercancías  al cliente.

 

Dicho así, todo parecen ventajas .. más aún cuando no se necesita tienda física y todo el proceso se desarrolla en el entorno digital. Así, se ahorran gastos de transporte al evitar un envío intermedio, el minorista obtiene su beneficio en la diferencia entre el precio mayorista y el minorista, y tampoco  se requiere demasiado personal.

Ya existen a día de hoy varios ejemplos de negocios que emplean esta práctica con éxito como la industria de venta de libros y eBay, entre otros.

¡Sí! Visto así, todo son ventajas pues es escasa la inversión inicial, al sólo necesitar una página web o tienda online; son certeras las garantías de los mayoristas o fabricantes; y el envío de los pedidos es rápido y sencillo. A priori, el único ‘pero’ es el pago por adelantado, en todos los sentidos.

Si bien, y pese a los beneficios que reporta a todos los actores del tablero, ya hay varios ‘pero’ que están poniendo en tesitura este nuevo negocio como la masificación en Internet con productos idénticos e incluso de los mismo minoristas, con la guerra de precios que ello suscita. Todo ello afecta al mercado tradicional y resta exclusividad al concepto.

Sin duda, el Dropshipping puede ser una alternativa emergente de cariz importante en nuestros días pero, como todo, necesita un valor añadido, un factor diferenciador y un cariz exclusivo. No basta con pensar en sacar partido sólo porque sea un negocio en internet al alcance de todos.

 

Recommended Posts

Escribe aquí tu opinión