Usabilidad: 10 reglas de oro que mejorarán la conversión

 en la sección Marketing Digital

Las ventas de tu negocio online no terminan de arrancar y en tu análisis de las estadísticas de navegación del usuario, observas que el tiempo de permanencia en tu sitio es muy bajo. ¿A qué se debe? Con estos síntomas, es muy posible que se trate de un problema de usabilidad. 

Son muchos los comercios online que fallan en este punto, probablemente debido a su ignorancia acerca de la importancia de la usabilidad dentro de la estrategia general de marketing online. Y es que, en un mundo globalizado como en el que vivimos, en el que prácticamente todos los campos están saturados y la competencia es infinita, no nos podemos permitir que nuestro sitio web presente una navegación complicada o un diseño arcaico y poco atractivo.

De ser así, tus clientes potenciales, ahora exigentes usuarios, huirán hacia otras opciones, que presenten navegaciones intuitivas y no les hagan perder ni un minuto de más de su tiempo.

10 consejos para una mejor usabilidad en tu eCommerce

Un factor fundamental a tener en cuenta a partir de ya es convertir tu eCommerce en un sitio usable. ¿Y cómo hacerlo? Existen una serie de buenas prácticas, que de tenerlas en cuenta, pasarán a convertirse en ventas y en clientes satisfechos y, por lo tanto, fidelizados. En este sentido, no se puede escribir un artículo sobre usabilidad sin nombrar al que fuera su “gurú”: Jakob Nielsen. Él fue quien escribió las diez reglas de oro de la usabilidad web, que nos disponemos a resumir.

  1. Visibilidad del estado del sistema: O lo que es lo mismo, permitir que el usuario se sienta informado en todo momento de lo que está ocurriendo en la web. Es decir, dar feedback con cada paso que se realice. Esto es, por ejemplo, hacer que aparezca la palabra “cargando” si el sistema está procesando una petición o informar de que un formulario ha sido enviado correctamente.
  2. Relación entre el sistema y el mundo real: Esta vez, en lo que al lenguaje se refiere, que ha de ser el mismo que el de los usuarios a los que va dirigido. Esto se consigue mediante el uso de palabras y conceptos que le sean familiares. También los elementos visuales han de ser fieles a las convenciones del mundo real, de manera que, por ejemplo, el verde se utilice para los resultados satisfactorios y el rojo para los errores.
  3. Control y libertad del usuario: Se trata de facilitar que el usuario sea capaz de navegar con libertad por la web, pudiendo hacer y deshacer sus pasos y volver al inicio en cualquier momento (por ejemplo a través de un botón de “home” o del logo que aparezca en todas las páginas y redirija).
  4. Consistencia y estándares: Es fundamental que la web presente cierta coherencia entre cada una de sus páginas y que tenga un diseño consistente y estandarizado. Además, es importante adecuarse a las convenciones establecidas en lugar de presentar una jerga particular, que no todo el mundo entenderá.
  5. Prevención de errores: Contar con un diseño que prevenga la aparición de errores, de manera que no “echemos” directamente al usuario cuando esto ocurra.
  6. Reconocimiento antes que recuerda: La web debe ser intuitiva para que el usuario no tenga que recordar como ha hecho una acción anteriormente, sino que a simple vista pueda saber cuál es el siguiente paso.
  7. Flexibilidad y eficiencia de uso: Este punto está pensado para usuarios habituales, que agradecen caminos rápidos para realizar acciones frecuentes.
  8. Estética y diseño minimalista: Menos es más, también en lo que al diseño web se refiere. Por ello, no añadas información innecesaria e irrelevante, es preferible que sea una web limpia en la que aparece lo estrictamente necesario.
  9. Ayuda a los usuarios a reconocer, diagnosticar y recuperarse de errores: Si aparece un error, lo mejor es indicar con claridad el origen del mismo y la forma más fácil de solucionarlo.
  10. Ayuda y documentación: A pesar de que se cumplan todos los puntos anteriores y la web sea intuitiva y usable, siempre se agradece contar con un apartado de ayuda, al que acceder con facilidad.

Otros aspectos importantes para la usabilidad

Además de estos diez puntos, existen otros factores que hay que tener en cuenta a lo referente a la usabilidad. Debes tener en cuenta que el trabajo de optimizar la usabilidad de tu eCommerce debe ser un proceso constante, en el que te hagas periódicamente las mismas preguntas para asegurarte de que tu sitio web está optimizado.

  1. Contar con un diseño atractivo: Como todo, el tiempo de permanencia en una web también depende de si entra por los ojos o no. Por ello, es clave contar con una interfaz cuidada y adecuada al producto o servicio que vende.
  2. Legibilidad: Con legibilidad nos referimos al uso de tipografías y colores que faciliten la lectura de las frases y palabras que aparecen en sitio web. Si quieres profundizar en este aspecto, échale un vistazo a este listado de principios de legibilidad.
  3. Links: En la web han de aparecer enlaces claramente identificados y que permitan predecir su dirección.
  4. Contacto: Es importante que el usuario cuente con una vía de contacto directo con la empresa. Por lo tanto, se recomienda dotarle de una dirección de email o un teléfono de contacto al que recurrir.

 

Últimas noticias

Escribe aquí tu opinión