La tasa de conversión en el ecommerce: La clave del éxito

 en la sección E-commerce

En España la previsión de crecimiento del e-commerce se sitúa en un 18% hasta 2017 y la barrera de la desconfianza en este tipo de transacciones está desapareciendo. A esto se suma que más de 21 millones de españoles están conectados a Internet, lo que supone un 17% más que en 2010, y un 3% más que la media europea. Y además, somos líderes en Europa en el uso de smartphones y tables como medio de acceso a Internet.

Entonces, si la realidad del acceso a las nuevas tecnologías es esta ¿por qué supone un reto crecer en el entorno digital para una PYME? Pues porque internet es un gran mercado global en el que todos compiten. Además, cada día salen nuevas herramientas que hacen de la red un canal en continua expansión, y en el que la adaptación y el aprendizaje son fundamentales para triunfar.

Por esta razón, en este tipo de mercados la optimización en la conversión de las visitas, se muestra como el único camino para hacer rentable la inversión y seguir creciendo como empresa.

Muchos emprendedores que lanzan sus productos o servicios a internet no conocen el concepto de “Tasa de Conversión”, y es por ello que terminan viendo fracasar su idea.

¿Cómo puedo hacer triunfar mi proyecto? Pues muy sencillo y complicado a la vez. Los tres indicadores esenciales en la analítica de un modelo de negocio basado en el comercio electrónico son: el tráfico, la tasa de conversión y el importe medio de los pedidos.

Lo más importante en un ecommerce es atraer visitas, pero no cualquier visita. Sino tráfico cualificado que esté interesado en nuestro producto o servicio. Un porcentaje de ese tráfico se convertirá en compradores, y este número es el que consideramos tasa de conversión.

Pero para poder calcularla previamente debemos manejar un término más. El Ticket medio o importe medio de los pedidos.

Estos tres valores componen la “foto” básica de un negocio online: cuánta gente lo visita, cuántas de esas personas compran y de qué importe medio son sus pedidos. Si tienes una tienda online y hablas con un inversor, esto es lo primero que querrá saber.

Según el indicador de Fireclick Index la tasa de conversión media “global” parece situarse en torno al 4%, sin embargo, la cifra en España está más cercana al 2%.

Estas cifras varían considerablemente dependiendo de los sectores, y el nicho de mercado. Y sobre todo, de la necesidad. Existen productos que tienen una alta demanda y su venta está casi garantizada, pero otros en los que el potencial comparador es más limitado y necesitará un “empujón”.

Así, la clave de la venta se encuentra no sólo en el volumen del tráfico, sino en la calidad de este. O lo que es lo mismo, que los visitantes que lleguen a nuestro ecommerce tengan predisposición a adquirir el producto o servicio.

El tráfico cualificado debe ser suficiente para que la tasa de conversión sea rentable, ya que esta es un dato relativo. Tener una tasa del 4% con 1000 visitas al mes estará muy bien si mi ticket medio es de 120 euros, lo que reportará un beneficio bruto de 4800 euros. Sin embargo, si mi tasa de conversión es la misma pero mi ticket es de 20 euros, mi beneficio bruto será de 800 euros.

Para conseguir el éxito en un proyecto online hay que tener perfectamente definidas todas las fases del proceso: Adquisición, conversión y retención. Y para ello es fundamental contar con una buena estrategia con la que potenciar las oportunidades de negocio.

Lo más importante que necesitas saber es que hacer un negocio rentable es posible, y por ello es fundamental que tomes su control. Tienes que conocer las herramientas de marketing y saber aplicarlas correctamente para obtener resultados. Y lo más importante, si no sabes hacerlo sólo, siempre puedes contar con un equipo de profesionales que te ayuden a crecer y alcanzar tus objetivos.

Últimas noticias

Escribe aquí tu opinión