Consejos para mejorar el posicionamiento SEO de tu web

Si algo tenemos claro es que el posicionamiento SEO de tu web es uno de los puntos esenciales a trabajar dentro de una estrategia de marketing digital. Un aspecto primordial, que no solo te ayudará a ser visible en Internet, sino que, además es fundamental para que los usuarios logren una respuesta concreta a sus necesidades.

El SEO hace referencia a un conjunto de técnicas y estrategias que nos ayudan a conseguir tráfico cualificado hacia nuestra web desde los motores de búsqueda más relevantes. El objetivo final es que potenciales clientes encuentren en nuestra página, la solución a las necesidades concretas presentadas en ese momento. Aunque esto es mucho más amplio que esta definición que hemos realizado, nos sirve como primer acercamiento y delimita aquellos aspectos que debemos tener siempre en mente a la hora de trabajar el posicionamiento orgánico de una página web.

En Business Go sabemos que este es un tema que preocupa bastante y que suele generar muchas dudas. Por dónde empezar, cómo debo orientar mis acciones, qué prácticas tengo que seguir para alcanzar buenos resultados, etc. Por eso, hemos realizado una completa recopilación de los principales consejos para mejorar el posicionamiento SEO de tu web. Si el tema te interesa, continúa leyendo este nuevo contenido que hemos preparado para ti.

Cómo mejorar el posicionamiento SEO de tu página web:

Aunque el trabajo de posicionamiento orgánico abarca diferentes aspectos tanto a nivel de la propia página, como fuera de ella y, por supuesto, de carácter estratégico; vamos a detallar algunos de los principales puntos a la hora de comenzar a construir tu plan de posicionamiento SEO.

 

  1. Estudio previo del mercado

Si no sabes por dónde comenzar a elaborar tu estrategia SEO, este sin duda es el primer paso que tienes que plantearte. Es importante que dediques un tiempo a esta fase de análisis y estudio, ya que te ayudará a entender mucho mejor el ecosistema digital en el que tu marca se moverá y te permitirá tomar las decisiones adecuadas desde el primer momento.

Aquí te proponemos tres aspectos incuestionables:

  • Estudio del perfil de tu público objetivo. Realiza esta investigación para saber a quién te diriges, cuáles son sus intereses, sus puntos de dolor, cómo realizan sus búsquedas en Internet, cuánto tiempo tardan en tomar una decisión, etc. Se trata de construir tu propio buyer persona o representación de tu cliente ideal. De esta forma, siempre tendrás en mente a quién diriges tus mensajes, cuáles son sus necesidades y de qué manera puede tu empresa ayudar a solventarlas.
  • Analiza tu competencia. No estás solo en el mundo online. Por eso, debes estudiar cómo se comportan en Internet aquellas empresas que representan una competencia directa, cómo están posicionándose en estos momentos, qué acciones están poniendo en marcha para lograrlo, en que palabras claves tienen mejores resultados, etc. Evidentemente, tendrás que valerte de herramientas específicas y de mucho ingenio; para lograr conocer cuáles son sus puntos fuertes o sus debilidades. Así, lograrás tener un mapa de competencia claro y extraer oportunidades, para lograr una ventaja competitiva.
  • Estudio de tendencias en el mercado. No se trata solo de observar a los competidores. También debemos saber cómo se mueve nuestro mercado y cuáles son las tendencias más relevantes y las que están comenzando a serlo. Herramientas como Google Trends o Answer The Public, te permitirán extraer datos reales y aprovechar estas tendencias para lograr una clara diferenciación.

 

  1. La relevancia de las Keywords

Las keywords son las palabras claves que se ajustan a los términos que utiliza un usuario para realizar una búsqueda. Para sacarle el máximo partido, debemos realizar un completo Keyword Research que nos ayude a definir aquellas que son más relevantes para la marca y conocer cuáles son las que mejor responden a las necesidades de tu público objetivo.

Un punto esencial en este apartado es tener en cuenta no solo aquellas palabras claves que se adaptan a los productos o servicios que tu empresa ofrece; sino que tenemos que fijarnos en lo que se conoce como Search Intent. Aquí puedes conocer más sobre este tema.

 

  1. Sácale partido a tu blog

Es muy importante de cara a mejorar el posicionamiento SEO de tu web, disponer de todas las herramientas necesarias y que estén al alcance de nuestra mano. Un aspecto que debe contemplar cualquier plan SEO es la inclusión de un blog en tu página web y la creación de un completo plan de contenidos que te ayude a trabajarlo de manera óptima.

Con contenidos planificados según nuestros intereses y los de nuestro buyer persona, lograremos generar un alto valor y responder a las necesidades del usuario en cada etapa del embudo de conversión. Es importante que este contenido sea de calidad, esté enfocado al momento en el que se encuentra el usuario e incluya la palabra clave que hayamos determinado como interesante para cada artículo concreto de blog. Recuerda, debemos trabajar una única palabra clave objetivo por cada post, evitando la posible canibalización. Eso sí, puedes usar keywords semánticas (sinonimia conceptual) y palabras claves contextuales (sinonimia contextual).

 

  1. Utiliza el formato vídeo y las imágenes

No te olvides de complementar tus contenidos con imágenes y vídeos que acompañen al texto. Además de una mayor retención del usuario y, por tanto, incremento del tiempo de permanencia en la página; este tipo de contenido más visual será más atractivo y te ayudará a obtener mejores resultados SEO. Para que la optimización esté completa, recuerda incluir completar el ALT de la imagen con la palabra clave objetivo, subir estos contenidos con un tamaño y peso adecuado; además de nombrar adecuadamente el archivo. Todo ello, contribuirá de manera directa a la mejora del posicionamiento SEO de tu web.

 

  1. Crea un sitemap optimizado e indéxalo

El mapa del sitio web (sitemap) es un documento XML que debe incluir aquellos apartados de tu web que quieres que sean rastreados por los motores de búsquedas y, por consiguiente, posteriormente incluidos en el índice de Google o cualquier otro buscador.

En este sitemap se incluirá toda la información sobre la jerarquía o la arquitectura de la web, lo que proporciona un rastreo más ágil y una mejora del presupuesto de rastreo o Crawl Budget.

 

  1. Mejora la UX Experience

Como complemento a todo lo detallado hasta el momento, debemos tener especial cuidado con la experiencia de usuario, también llamada UX Experience. Aquí, se debe analizar y trabajar en todos aquellos aspectos que permitan una interacción del usuario con nuestra web. Algunos de los factores a tener especialmente en cuenta son los tiempos de carga y la adaptabilidad de la web según el dispositivo de acceso empleado por el usuario.

Aunque no lo creas, los buscadores valoran altamente este punto e influye de manera directa en la mejora de tu posicionamiento orgánico.

 

  1. Presta atención al enlazado interno

Otro de los grandes factores que debemos tener en cuenta de cara al trabajo de posicionamiento SEO de una web, es el enlazado interno. Se trata de crear una correcta relación y facilidad de acceso, entre las diferentes páginas que conforman tu web. Así, no solo mejorar la navegabilidad, sino que ayudas a ampliar la información sobre un tema concreto y generar un mayor aporte de valor. Sin olvidarnos de un último detalle: el usuario navegará más por tu página y permanecerá más tiempo en la misma. Y créenos, ¡eso a Google le gusta!

  1. Mide tus resultados y sigue optimizando tu estrategia

Una vez tenidos en cuenta todos los consejos que hemos comentado, entramos en un punto al que, en muchas ocasiones, no se le presta la merecida atención. Se trata de la definición de un plan de medición concreto, que incluya los KPI´S relevantes para tu estrategia de posicionamiento SEO y que te ayude a obtener datos que puedas analizar y convertir en información valiosa. El objetivo de esto es determinar si tus acciones están teniendo el resultado deseado o, por el contrario, es tiempo de corregir posibles desviaciones. Al final, lograrás saber si estás siguiendo el camino adecuado y podrás optimizar tu estrategia en base a los resultados obtenidos durante la medición.

Artículos de interés